Qué hacer para obtener buen servicio en los hoteles de Cancún

Los hoteles de Cancún son el motor principal de la maquinaria turística en este paraíso caribeño. Basta con revisar tu correo electrónico para darte cuenta de que desde el mes de enero, eres invadido con ofertas y promociones de agencias de viajes para reservar tus vacaciones en Cancún. Si tienes suerte, reservarás algunos días en un buen hotel todo incluido y a buen precio. Incluso los hoteles en plan europeo pueden seducirte con ofertas irresistibles... Las fotos de los hoteles y las historias que te cuentan en internet acerca de ellos te seducen aún más y terminas por reservar.

¡Al fin llegaste a Cancún y tienes una contagiante expresión de felicidad en tu rostro! El botones de tu hotel te ha recibido con una sonrisa igual de alegre que la tuya, te abrió la puerta y llevó tu equipaje hasta tu habitación y tú le agradeciste con una buena propina.

Ahora estás con tu familia disfrutando de todo lo que te ofrece tu increíble resort en Cancún. Has pedido las primeras margaritas que faltaban para terminar de poner tu chip 100% en modo vacaciones. Los meseros te sonríen y te sirven una o dos bebidas y tal vez una botana. Los demás huéspedes (que son realmente muchos) están disfrutando igual que tú. ¡Esto realmente es el paraíso!

30 minutos después de tu última bebida, decides pedir más al mesero sonriente que ahora está un poco serio. Tu bebida no llega, tus alimentos tardan más en llegar y la sonrisa se ha borrado del rostro de los meseros. ¿Qué pasa? El encanto se está perdiendo lentamente y el servicio por el que tanto pagaste está desapareciendo también.

Pasaron otros 30 minutos en los que observaste cómo los meseros atendían mejor a otras personas pero a ti no. ¿Qué pasa? Le preguntas a uno de ellos por las bebidas y alimentos que pediste hace 30 minutos y la respuesta es "en un momento". Ese momento tarda cada vez más en llegar. Y yo te pregunto ¿En dónde quedó tu sonrisa? ¿Cuándo fue que la perdiste? Seguramente no tienes respuesta, pero sabes que el servicio que NO estás recibiendo, tiene mucho que ver. ¿Sabes qué pasa? La respuesta es que tienes que pagar por mantener tu sonrisa. Es frustrante que toda la magia que comenzó con un correo electrónico y por la que has pagado se esfume en 30 minutos. Miles de personas como tú han pasado por eso y han tenido que lidiar con el mal servicio de los hoteles de Cancún, aún cuando ya pagaron por él. Por eso aquí van algunos consejos para que siempre obtengas el servicio que te mereces en cualquier hotel de Cancún, independientemente del tipo de plan por el que hayas pagado.

hotel en Cancún

Cómo obtener el mejor servicio en los hoteles de Cancún

Ya establecimos que la temporada de vacaciones puede ser la mejor de tu vida o la más frustrante debido a la alta demanda de servicios turísticos en cualquier destino, no sólo en Cancún.

Si la única temporada que tienes para viajar es en vacaciones, debes prepararte para enfrentar situaciones no deseadas en los hoteles de Cancún, tales como el mal servicio que puedes recibir por parte de meseros, concierges, recepcionistas y en general del personal de los hoteles.

Desafortunadamente, en México existe la mala costumbre (o buena costumbre, según como lo veas), de que todo servicio que alguien recibe debe ser recompensado incluso después de haber pagado por él. Esta recompensa se llama propina. Esta gratificación es opcional en México, aunque en muchos hoteles de Cancún se ha convertido en un preciado botín por parte de los prestadores de servicios, quienes erróneamente asumen que tú tienes la obligación recompensarles por hacer su trabajo. Muchos vacacionistas también acostumbran dar propinas sin importar la calidad del servicio que reciben (lo que es bienvenido por los prestadores de servicios), pero tal vez no se dan cuenta de que con esta práctica de dar sólo porque sí, están reproduciendo y reforzando la idea en los prestadores de servicios de que no importa la calidad de su trabajo, siempre será recompensado. Lamentablemente, los culpables de esta situación somos todos: los que dan y los que reciben.

Mesero en Cancún

¿Cuándo agradecer con propinas en los hoteles de Cancún?

Es bastante simple. Si estás contento por el servicio que has recibido, agradece con una propina. La propina puede ser tan generosa como quieras, pero no es obligatoria. En México (y Cancún no es la excepción) se sugiere gratificar con el 10% del total de tu compra, sin importar el tipo de servicio que recibas. Con esto en mente, aquí van algunas situaciones en las que te sugiero agradecer por el servicio:

  1. Alimentos y bebidas. Si resrvaste hotel en Cancún en plan europeo, asumes que debes pagar por cada cosa que consumas. Necesariamente un mesero o hostess te atenderá y la gratificación que quieras dar dependerá del servicio que recibas. Si tu mesero es como el que mencioné al principio e hizo que tu sonrisa se fuera borrando de tu rostro, estás en tu derecho de no gratificarle. Por el contrario, si tu mesero se esmeró en ofrecerte el mejor servicio, te atendió con prontitud y cumplió con tus caprichos, una generosa propina de más del 10% hablará muy bien de ti y el mesero continuará atendiéndote como te mereces en los siguientes días.
  2. Limpieza de tu habitación. No sólo los meseros viven de las propinas. Hay personas que casi no ves pero que colaboran mucho para que tu sonrisa no se borre. Generalmente son mujeres que cada día ralizan un esfuerzo físico considerable recogiendo la basura que dejas en tu habitación, acomodando tu cama, lavando la ducha, cambiando tus toallas y limpiando tus desagradables desastres si la noche anterior te pusiste borracho. Las camaristas realmente hacen una labor increíble para que cada vez que llegues a dormir a tu habitación, tu experiencia sea como la primera vez. ¡Agradéceles! Aquí no hay un porcentaje de recompensas, pero USD $10.00 o MX $100.00 pueden ser un gran gesto de tu parte para estas personas.
  3. Concierge. Es el que te ayuda con todos tus problemas. Hace las llamadas telefónicas por ti, confirma tus traslados y tus actividades. El concierge te informa de tus mensajes, correo y atiende tus solicitudes especiales. Es el ángel que te cuida. Los concierges reciben dinero por prácticamente cada servicio que te proveen pero, siendo realistas, tú sólo llegaste a Cancún para disfrutar, no para ser tu propio concierge. ¿Te imaginas siendo tu propio concierge? Para responder esta pregunta, primero piensa en tí, en cómo es tu actitud para solicitar servicios y en lo exigentes que son tus gustos. Ahora, ¿crees que el concierge merece que le gratifiques? ¡Por supuesto que sí! entre USD $5.00 y $10.00 o MX $50.00 y $100.00 serán un buen gesto de tu parte por cada servicio que recibas.
  4. Botones. Es la persona que te abre la puerta cuando llegas, carga tu equipaje, te indica cuáles son los lugares que puedes disfrutar en tu hotel. También es el que pide tus taxis y te avisa cuando llegan por ti para que no pierdas tu transporte o tus actividades. Es otro ángel de la guarda. No estás obligado a gratificar cada cosa que haga por ti, pero puedes equilibrar. ¿Llegaste con 7 enormes y pesadas maletas que tú no quieres cargar? ¡Gratifícale! Si el botones te recomendó un buen lugar para cenar, ¡gratifícale! La cantidad es la misma, entre USD $5.00 y $10.00 por servicio, aunque puede ser menor o mayor dependiendo de tus exigencias y de su trabajo.

Alberca de hotel en Cancún

¿Qué pasa con el servicio si tu hotel en Cancún es en plan todo incluido?

Aquí todo es diferente. Desafortunadamente, los hoteles no pagan muy bien a todos sus empleados, por lo que muchos reciben el sueldo mínimo que no alcanza para gran cosa, a veces ni para vivir. En este tipo de hoteles, los empleados suelen atender mejor a las personas que les dan propinas por todo. Es cierto que tú como vacacionista no tienes la culpa y no deberías sufrir las consecuencias de esta mala práctica de los empleadores que no pagan bien. Sin embargo, es muy difícil que recibas un muy buen servicio en hoteles todo incluido, pues naturalmente las personas trabajarán mejor por lo que les genere un mayor ingreso. Básicamente, tu sonrisa en el rostro depende de las propinas. Aquí no importa tanto el monto sino la intención. Si gratificas con USD $1.00 o $2.00 cada 2 o 3 servicios que recibas, estoy seguro de que tu sonrisa estará en tu rostro durante todas tus vacaciones.

Recuerda: Las propinas en México no son obligatorias, pero muchos prestadores de servicios viven de ellas. Con tu propina puedes contribuir a mejorar la vida de alguien y también tu experiencia en Cancún será mejor. Por el contrario, no gratifiques sólo porque sí. Evita contribuir para seguir reproduciendo el círculo vicioso del mal servicio. ¡Equilibra y sé feliz!

Espero tus comentarios. ¡Hasta la próxima!