Qué es el Día de Muertos y cómo se celebra en Cancún

El culto a la muerte en México es una tradición milenaria de origen mesoamericano que rinde honor a los difuntos. Prácticamente todas las culturas de la época precolombina daban vida a esta celebración. Los mexicas, mayas, totonacas y purépechas eran las principales culturas que festejaban a sus difuntos. Acostumbraban guardar cráneos como si fueran trofeos, para luego exhibirlos durante los rituales de muerte y renacimiento. Las celebraciones eran dedicadas principalmente a los parientes y niños fallecidos.

El Día de Muertos fue una tradición ampliamente practicada por los mexicas y actualmente está extendida en todo México, con ligeras variaciones según la región.

Día de Muertos en Oaxaca, México
Día de Muertos en Oaxaca, México. Foto de tomrobinsonphotography.com

Día de Muertos en México, cultura viva

La transformación cultural inicia con la conquista del imperio azteca por parte de los españoles en el siglo XVI. España trajo costumbres propias para celebrar a sus muertos, dando lugar a una mezcla de tradiciones católicas europeas con las prehispánicas del Nuevo Mundo. Para los europeos, la celebración era básicamente religiosa y se llamaba Día de Todos los Santos y Todas las Almas. Esta mezcla de tradiciones dio lugar al actual Día de Muertos en México.

Desde el 31 de octubre, las familias mexicanas comienzan a celebrar colocando una ofrenda a sus difuntos. La tradición indica que las almas de los muertos vendrán a visitar a los vivos el 1 y 2 de noviembre, por lo que hay que rcibirlas con los alimentos, bebidas, juguetes y objetos que les gustaban en vida. Todos esos elementos conforman las ofrendas:

Alimentos. Puede ser cualquiera que en vida le gustaba al difunto. Los más tradicionales son frutas de temporada como manzana, caña de azúcar, tejocotes y guayabas. El dulce de camote, de calabaza y el arroz con leche forman parte importante de los alimentos en las ofrendas.

Pan de muerto. Tradicional en todas las ofrendas de muertos en México. En algunos lugares también se le llama hojaldra. Es un pan con forma de esfera con 2 canillas cruzadas al centro. En su conjunto representa la forma de una calavera y los 4 rumbos del universo.

Flores. La tradicional es el cempazúchitl o cempasúchil. Típica flor de temporada, de color amarillo intenso para adornar las ofrendas, altares y tumbas.

Calaveritas de azúcar. Su origen es el "tzompantli" o altar de cráneos que las cultruras mesoamericanas instalaban en sus centros ceremoniales. Era una celebración a la vida, pues ésta no tenía lugar sin la beneración a los dioses. Los cráneos eran la ofrenda de los vivos a sus dioses. Con la mezcla de la religión católica con las costumbres prehispánicas, los españoles modificaron este ritual dando lugar a las calaveritas de azúcar, en sustitución del antiguo "tzompantli". Las calaveritas de azúcar en la moderna cultura mexicana, representan el tono festivo en el que se recuerda a los muertos. Se elaboran con azúcar, chocolate o amaranto y se adornan con ojos de papel metálico en distintos colores. También se les pone una etiqueta con el nombre del difunto, o con el de algún ser querido para obsequiarla en tono festivo. Las calaveritas de azúcar son comestibles.

Objetos. Van desde fotografías de los difuntos, hasta juguetes que eran los favoritos de los niños. También hay cigarros, sombreros e incluso armas.

Veladoras. Iluminan el camino que las almas deben recorrer para llegar a este mundo y regresar al suyo al terminar la celebración.

Incienso de copal. Se enciende incienso de copal para alejar a los malos espíritus que puedan acompañar a las almas de los difuntos durante su visita.

Ofrenda de Día de Muertos.
Ofrenda de Día de Muertos en México. Foto de: wikimedia.org

Ofrenda con calaveritas de azúcar.
Ofrenda con calaveritas de azúcar. Foto de: wnmu.edu

Hanal Pixán, la celebración de los muertos en la Cultura Maya

Para la Cultura Maya, la celebración no se llama Día de Muertos, sino Hanal Pixán, que significa "Comida de las almas". La celebran los habitantes de la Península de Yucatán del 31 de octubre al 2 de noviembre, aunque los preparativos comienzan con mucha anticipación.

La costumbre indica que los mayas celebraban a sus muertos sin una fecha fija. Diariamente rendían una ofrenda a sus antepasados muertos y tenían un lugar fijo dentro de sus hogares destinado para tal fin. En algunos casos, los mayas acostumbraban a blanquear las calaveras de sus difuntos poniéndolas al sol; luego pintaban su nombre en la frente para recordarle.

Con la llegada de los españoles, la costumbre maya fue forzada a mezclarse con la católica designando fechas fijas para esta celebración. Ahora el altar u ofrenda en el Hanal Pixán mezcla los elementos de ambas culturas para dar origen a "la comida de las almas". En las ofrendas mayas destacan 3 elementos:

Mesa. Se elabora con ramas de la planta "X'Colonché". Evitan el uso de clavos o alambres para no lastimar a las ánimas cuando lleguen. También se colocan otros materiales como arcilla, barro y jícaras.

Mantel. El mantel significa las nubes que separan a los trece cielos superiores de los nueve cielos inferiores. Si el difunto es un niño, el mantel es colorido, pero si es adulto, debe ser blanco o gris.

Incensario. Ahí se enciende incienso de copal, al igual que en la tradicíón mexica, para hacer agradable la estancia de las almas mientras se alimentan.

Agua y sal. Representan el origen y el fin de la vida. Se colocan en jícaras o "lec" y también sirven para guiar a los difuntos en su camino de regreso al inframundo.

Mukbil pollo o pib. Es un gran tamal hecho con masa de maíz y manteca. Se rellena con carne de pollo y cerdo, tomate y chile. Se envuelve en hojas de plátano y se mete a un hueco cavado en la tierra, relleno de leña y piedras, donde se cuece "enterrado" como lo dicta la tradición.

El pan de muerto y las calaveritas de azúcar no forman parte de las ofrendas mayas, ya que es una costumbre propia de los estados del centro de México, aunque poco a poco se van incorporando a las ofrendas en la Península de Yucatán. El cempazúchil puede o no formar parte de la ofrendas mayas.

Ofrenda maya. Hanal Pixán.
Ofrenda maya. Hanal Pixán. Foto de: queenlythings.typepad.com

Las ofrendas son solamente una forma de expresión de la celebración del Día de Muertos en México. Prácticamente cada uno de los 32 estados del país tiene un diferenciador y rituales adicionales que enriquecen el culto a la vida y la muerte y que permanece vigente. Por todo esto, la UNESCO declaró a la celebración del Día de Muertos como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2008 y es una celebración única en el mundo ¡orgullosamente mexicana!

Día de Muertos en tus próximas vacaciones en Cancún o Riviera Maya

Si viajas a Cancún o la Riviera Maya entre el 31 de octubre y el 2 de noviembre, tendrás la oportunidad de vivir la celebración del Día de Muertos en el parque Xcaret. El "Festival de Vida y Muerte" de Xcaret tiene lugar en estas fechas, con actividades interactivas, ponencias culturales, poesía, calaveritas, instalación de ofrendas, alimentos de temporada y conciertos musicales. Es una excelente oportunidad para que conozcas un poco más de la cultura mexicana que le da vida a esta increíble celebración. Si quieres experimentar en carne propia cómo México celebra a sus muertos, aquí puedes adquirir tus entradas al parque Xcaret y al final, quedarte a vivir esta increíble expresión cultural. ¡Dos experiencias el mismo día!

Y tú, ¿cómo celebras estas fechas en tu estado o país? Espero tus comentarios.

¡Hasta la próxima!